La mayoría de los trabajadores agrícolas están «cubiertos» por el Seguro Social. Esto significa que se deben pagar impuestos de Seguro Social y Medicare sobre sus ganancias de trabajo.

Si usted es un trabajador agrícola, está «cubierto» por el Seguro Social si:

  • su empleador le paga $150 o más de salario en efectivo durante el año por el trabajo agrícola; o
  • a usted le pagan menos de $150 de sueldo en efectivo, pero los gastos totales de su empleador por su trabajo agrícola son de $2,500 o más al año.

Sin embargo, si usted realiza tareas de cosecha manual como trabajador temporal que:

  • viaja diariamente al trabajo desde su hogar,
  • recibe un pago por pieza, y
  • realiza menos de 13 semanas de trabajo agrícola por año,

Su trabajo estará «cubierto» por el Seguro Social solo si le pagan un mínimo de $150 en efectivo por el trabajo.