La definición de incapacidad bajo el Seguro Social es distinta a la definición por la que se rigen otros programas. El Seguro Social solo paga por una incapacidad total. No se otorgan beneficios por una incapacidad parcial o por una incapacidad de corto plazo.

El término «incapacidad» según el Seguro Social se basa en la inhabilidad de trabajar. Se considera que una persona está incapacitada según las reglas del Seguro Social si:

  • no puede realizar el trabajo que realizaba anteriormente;
  • decidimos que no puede adaptarse a otro trabajo debido a sus padecimientos médicos; y
  • la incapacidad ha durado o se prevé que dure al menos un año o que resulte en la muerte de la persona.

Esta es una definición estricta de lo que es la incapacidad. Las reglas del programa de Seguro Social suponen que las familias que trabajan tienen acceso a otros recursos para proporcionar el sustento necesario durante períodos de incapacidad a corto plazo, incluyendo compensación a trabajadores, los seguros, los ahorros e inversiones.

Veamos los otros requisitos más detenidamente: